BLOG

El glaucoma: una enfermedad silenciosa

El glaucoma es una enfermedad ocular crónica que afecta al nervio óptico y puede llevar a la pérdida irreversible de la visión. A menudo denominado «el ladrón silencioso de la vista», el glaucoma progresa lentamente y sin síntomas evidentes en sus etapas iniciales, lo que destaca la importancia de exámenes oculares regulares para su detección temprana, los optometristas lo pueden detectar en revisiones.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular caracterizada por el daño al nervio óptico, generalmente asociado con una presión intraocular elevada. El nervio óptico es crucial para la transmisión de señales visuales al cerebro, y su deterioro progresivo conduce a la pérdida gradual de la visión periférica.

Factores de riesgo:

  1. Presión intraocular elevada: Aunque no todos los casos de glaucoma están vinculados a la presión intraocular alta, es un factor de riesgo significativo.

  2. Edad: La probabilidad de desarrollar glaucoma aumenta con la edad, especialmente después de los 60 años.

  3. Historia familiar: La predisposición genética puede influir en la aparición del glaucoma.

  4. Raza: Las personas afroamericanas, asiáticas y los hispanos tienen un mayor riesgo de desarrollar glaucoma.

  5. Lesiones oculares anteriores: Traumas o lesiones oculares previas pueden aumentar el riesgo de glaucoma.

Tipos de glaucoma:

  1. Glaucoma de ángulo abierto: Es la forma más común y se caracteriza por un drenaje deficiente del humor acuoso, lo que aumenta la presión intraocular.

  2. Glaucoma de ángulo cerrado: Ocurre cuando el ángulo de drenaje se bloquea, causando un aumento rápido de la presión intraocular. Es una emergencia médica.

  3. Glaucoma de presión normal: A pesar de tener una presión intraocular normal, hay daño progresivo al nervio óptico.

Síntomas y diagnóstico:

En las etapas iniciales, el glaucoma suele ser asintomático. A medida que avanza, los síntomas pueden incluir visión borrosa, dolor de cabeza, halos alrededor de las luces y pérdida de visión lateral. La detección temprana se realiza mediante exámenes regulares que miden la presión intraocular, evalúan el aspecto del nervio óptico y realizan pruebas de campo visual.

Tratamiento:

  1. Gotas oftálmicas: Muchos casos de glaucoma se controlan con medicamentos en forma de gotas oculares que reducen la presión intraocular.

  2. Procedimientos láser: Algunos procedimientos láser pueden mejorar el drenaje del humor acuoso.

  3. Cirugía: En casos más avanzados, la cirugía puede ser necesaria para mejorar el flujo de líquido o reducir la producción de humor acuoso.

Prevención:

Si bien algunos factores de riesgo, como la edad y la genética, no se pueden cambiar, la detección temprana y el tratamiento oportuno pueden prevenir la progresión del glaucoma. Es crucial someterse a exámenes periódicos, especialmente si se tienen factores de riesgo.

En conclusión, el glaucoma es una enfermedad ocular seria que requiere atención y tratamiento adecuados. La conciencia, la detección temprana y la gestión proactiva son clave para preservar la salud ocular y prevenir la pérdida de visión. Por estas razones, en Òptica Hospitalària, en la semana del glaucoma, ofrecemos la medida de la presión intraocular por 1€.

 

Artículo escrito por Miriam Quirós